Capazos y cestos

Me encanan los capazos, tengo que reconocerlo, los hay de todo tamaño y forma, las fibras naturales con las que están hechos les confieren un carácter fresco, rústico y desenfadado, a la vez que veraniego, un capazo siempre evoca meriendas campestres o días de playa.

Pero… ¿habéis probado a “tunearlos”? Es apasionante, es una forma maravillosa de hacer de un humilde capazo de paja algo personal y exclusivo.

Internet nos proporciona imágenes e ideas maravillosas (como las que nos ofrece Mª José Roldán). Os dejo alguna muestra de lo que con un poco de imaginación y de habilidad se puede hacer para tener el capazo más bonito del mundo mundial.

 Capazocapazocapazocapazo

capazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.