Felices años veinte

BolsoFelices años veinte, eso es lo que evoca este precioso bolso-monedero, cuajado de románticos encajes y colores suaves que me tiene enamorada. Este bolso pide fiesta, pide champán y pide hasta un charleston, que me bailaba yo sin pensarlo dos veces.

Me gusta tanto que no descarto hacerme uno el día menos pensado. No soy yo muy amante de los bolsos de boquilla, pero este no es un bolso normal, es un sueño, así que ya estoy buscando en mis cajones restos de encajes y pensando cómo será la flor que le ponga, los aderezos, la cadena, la tela… en fin, que se me hace la boca agua pensando en esta maravilla.

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.