Mi cajita de costura

¡¡¡No tiréis nada!!! No me cansaré de decirlo.

giradaCon esta entrada quiero mostraros cómo se pueden hacer cosas preciosas con objetos que estaban destinados a ir a la basura. Esta cajita tan bonita era una de esas cajas con dos botellas de cava que te regalan por Navidad.

La caja, aunque de madera rústica, era bonita y por eso en su día no la tiré y quedó arrinconada en el olvido, y haciendo limpieza un día comprobé que aún estaba allí, así que una de dos, o la reciclaba o la tiraba, y opté por el camino más bonito, darle una vida útil.

La técnica que he utilizado es la del chalk paint, pintura de la que ya os he hablado en otras entradas, así que elegí dos tonos, un color rosáceo y otro gris. Esta pintura es mágica, de verdad, ¡ofrece tantas posibilidades! Después le he dado un aspecto envejecido y he aplicado unos transfers tipo vintage que le quedan muy bien y totalmente integrados.

Como tiene dos departamentos (uno para cada botella) los he aprovechado para guardar los carretes de hilos, de manera que ahora tengo una caja para guardar las bobinas que es decorativamente perfecta y puede estar en cualquier lugar de la casa y siempre a mano, bien visible, puesto que ha quedado preciosa.

Ya no hay por qué que tener los elementos de costura guardados en un cajón si podemos lucir estas preciosidades.

¿Qué os parece?

20161005_120848  20161005_121916

 

20161005_120700

 

 

7 Comments

  1. Te ha quedado muy linda, me encanta el efecto antiguo y ese dibujo de costura. Primero lo pintas y después haces el dibujo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.