Rag quilt vaquero

acb2bbb26e1f78dfde82b6ba441fcfaa

El verano parece no acabarse nunca, pero lo cierto es que por las noches ya empieza a refrescar sobre todo en zonas de montaña, y esperemos que pronto lleguen las ansiadas lluvias y los vientos frescos que nos den alivio a estos calores.

Digo todo esto porque ya he empezado a usar por las noches, y en el campo, esta magnífica manta vaquera que he confeccionado pacientemente durante el verano.

Es ideal para darle trote, lava perfectamente en lavadora (ya lleva un par de lavados).

He usado todos los vaqueros pasados de moda de la familia, por lo que ecológicamente hablando se trata de una manta “sostenible”… jejeje. No imagináis la cantidad de agua y tintes que se gastan en hacer un solo vaquero, lo que conlleva un impacto medioambental brutal, multiplicad eso por los millones de vaqueros que se gastan en el mundo a diario. Por eso, a los vaqueros hay que darles más vida después de la vida, es lo mínimo que podemos hacer por nuestro medio ambiente.

Para aquellas que aun no habéis probado esta técnica os diré que es muy fácil y cómoda pues de una tacada haremos el quilt completo. Es mi primer quilt cosido a máquina, yo todos los coso a mano, pero he hecho una excepción. Os dejo paso a paso:

20160711_13225120160711_1323421º.- Cortaremos en cuadrados la tela de los vaqueros, el tamaño es a gusto del consumidor, yo los he hecho de 11 x 11 cm, cortaremos igualmente del mismo tamaño las telas que queramos conformen el envés de la labor, es decir la trasera de la manta, yo he aprovechado telas diferentes en tonos azules, pero podéis ponerlas de diferentes colores o por el contrario de un solo color, quedará bonita de todas formas. Por último cortaremos la guata interior que conformará el sándwich, pero la cortaremos un cm mas pequeña por cada lado, de forma que una vez cosidas todas las piezas, la guata quede en el interior y no sobresalga.

20160711_132500-120160711_1324512º.- Iremos formando sándwiches con las telas vaqueras, la guata y la tela trasera, y después coseremos un pespunte en forma de aspa cruzando el cuadrado vértice a vértice tal como se ve en la foto. Esto sujetará las tres telas y no se moverán. Después iremos cosiendo los  diferentes cuadrados  dando forma a la manta, pero de forma que quede una costura de 1 cm  por la parte superior de la labor.

3º.- Por último, una vez cosidos los cuadrados, con unas pequeñas tijeras bien afiladas iremos haciendo cortes  alrededor de todas las costuras  pues el objetivo es deshilachar la tela. Para lograr el efecto deshilachado, una vez terminada la labor, se lava en lavadora con un programa corto. Se sacude bien la manta y se tiende, ¡¡¡y listo!!!

Fácil, ¿no?

De todas formas os dejo un tutorial que he encontrado por Internet donde lo veréis todo mucho más claro, pues olvidé hacer fotos de los cortes para el deshilachado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.