Un delantal muy coqueto

delantalPara estar guapa en la cocina, en esos días que vuelves a casa toda arregladita, con el tiempo justo para preparar algo y que no te da tiempo ni a quitarte esa camisa tan chula que llevas, pues te pones este delantal o “mandil” (como dicen en mi pueblo) ¡ y a cocinar!, sin riesgo a llevarte un lamparón encima y tan guapa como mereces.

¿No es un primor? Coquetería pura y dura.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.